Preparaciones para la boda ¿por dónde empezar y cómo terminar?


Preparaciones para la boda ¿por dónde empezar y cómo terminar?

Este proceso es muy individual, pero nos ha parecido interesante hablar sobre los principales temas que surgen durante la organización de una boda. ¡Y también es una razón para que compartas tus experiencias e impresiones!

Así que, te ha pedido la mano, las emociones se han calmado un poco y comienza la preparación para la boda. ¿Por dónde empezar? ¿Qué hacer en primer lugar y qué se puede posponer un poco? ¿Organizar una celebración por tu cuenta o confiar en la agencia? Normalmente son las preguntas que surgen en todas las parejas. Trataremos de responderlas.

¿Con o sin una agencia? Para tomar la decisión correcta debes pensar en lo siguiente: la agencia te ahorrará tiempo, pero también reducirá la selección de contratistas, ya que normalmente trabaja con sus colaboradores. Si esto te conviene, la agencia se hará cargo de la mayor parte de la preparación.

Si decides organizar tu boda por tu cuenta, nuestro artículo te será útil. Así que, ¿dónde comienza una boda?

1)            Elegir el concepto y la fecha de celebración. Antes de planear tu boda, pregúntate: ¿qué queremos? ¿Habrá un banquete para cien personas o queremos ver solo a los más cercanos este día? ¿Tendrán nuestras celebraciones algún tema, por ejemplo, al estilo de una película, un libro, etc.?

2)            Seleccionar contratistas principales. Se trata principalmente del lugar de la celebración, del presentador y del profesional encargado de hacer foto y video. Si quieres celebrarla en una cafetería o restaurante con una buena relación calidad-precio, tener presentadores famosos y un buen fotógrafo, tienes que reservarlo con anticipación, especialmente si se trata de una fecha popular.

3)            Elegir vestidos y trajes. Parece que aún queda mucho tiempo y hay muchas tiendas, vestidos de novia y trajes para todos los gustos y carteras, solo hay que elegir. Pero aquí se esconde una trampa: puedes tardar un montón. Aparte del vestido necesitas elegir zapatos, accesorios, joyas, peinado y ramo. Así como muchos otros detalles pequeños. Lo mismo se aplica a los trajes de los hombres, y especialmente a los anillos. A pesar de la abundancia de joyerías, hay muy pocos anillos, por ejemplo, hechos de oro blanco. Así que piensa por adelantado en esta parte tan importante de tu celebración.

4)            Encontrar un estilista. Los peluqueros y los artistas de maquillaje con experiencia se reservan con antelación, por lo que aquí también debes darte prisa. Puedes ir a un salón de belleza, puedes invitar a los profesionales a tu casa, como te sea más conveniente. Es útil hacer un ensayo de peinado y maquillaje un par de meses antes de la celebración para no preocuparte el día de la boda. Y si el resultado no te gusta, todavía quedará tiempo para encontrar otros profesionales.

5)            Pedir la decoración de la sala. Los recién casados suelen elegir entre globos de helio y arcos de flores. La primera opción es linda y bastante común, la segunda es más solemne, pero también más cara. Y tampoco te olvides de pedir coches para los recién casados y los huéspedes.

6)            Elegir algunos detalles de la boda. Por ejemplo, copas de los recién casados, cojines para anillos y canastas para pétalos… Parecen cosas pequeñas, pero a veces surgen problemas con ellas. A menudo las novias no están satisfechas con lo que se vende en las tiendas de novias. Muchos se dedican a hacer cosas a mano y hacen sus sueños realidad por sí mismas. Si no existe tal posibilidad o deseo, puedes encontrar profesionales de artesanía que te harán cosas únicas bajo pedido.

7)            Pedir una tarta. Hay muchos lugares donde se ofrecen pasteles de boda de encargo: pastelerías, cafeterías, restaurantes y profesionales que trabajan en casa. Cada invitado debe contar con un 100 a 200 gramos del pastel; así se calcula el peso total. No olvides que además del precio de la tarta, debes comprar una bandeja para ella.

8)            Pedir un ramo de novia y flores. Normalmente el ramo de novia le tratan con mucho cuidado y cariño: es un accesorio bonito y hermoso que mejora la imagen de la novia. Hoy en día los ramos artificiales (de tela, arcilla de polímero) también son muy populares. En la tienda de flores también puedes pedir un ramo adicional para lanzar y brazaletes para tus amigas, además de composiciones florales para las mesas.

9)            Elegir una habitación en un hotel. Es una parte opcional de la celebración ¡pero tan agradable! La mañana de los novios en el interior de la habitación se ve mucho mejor en las fotos y los vídeos, y después de las celebraciones es bonito volver al hotel donde nadie ni nada os molestará.

Y un par de consejos más para los recién casados:

1. Si piensas en qué ahorrar, considera la opción de celebrar la boda en un día laborable. No solo evitarás el alboroto durante la solicitud y el registro, sino que también podrás gastar mucho menos. En primer lugar, entre semana la elección de los contratistas siempre es mejor. Por ejemplo, puedes estar segura de que todas las cafeterías que sean óptimas en cuanto a la relación calidad-precio no están reservadas desde hace seis meses. Y, en segundo lugar, alguien puede darte un descuento.

2. Firma los contratos. Cafetería y presentador, fotógrafo, empresa para decorar la sala y la agencia de alquiler de coches… Es mejor tener un documento formal con todos. Éste te protege porque ningún acuerdo verbal tiene validez legal. Además, en el ajetreo previo a la boda es tan fácil perder algunos detalles de la cooperación, por ejemplo, cuántas horas trabaja el fotógrafo o qué coches estarán en su boda. En el contrato, todo está muy bien explicado.

3. Planifica tu día con cuidado. Una boda es un día festivo, cuando necesitas tiempo para hacerlo todo. Maquillaje y peinado, registro y fotografía, caminatas y banquete… El secreto del éxito está en la planificación extremadamente cuidadosa de cada minuto del día. En todas partes deja un margen de tiempo, considera los posibles atascos de tráfico y no elijas lugares para caminar del otro lado de la ciudad. Así tendrás tiempo para todo y no te quedará la impresión de una carrera interminable sin ningún objetivo el día de tu boda.

5. Si es posible, contrata a un coordinador de bodas. El trabajo del coordinador en la boda te dará mucho: una sensación de ligereza y libertad. Tanto tú como tus padres podrán apagar los teléfonos y disfrutar de su día sin pensar si la torta se entregará a tiempo, el conductor del coche solicitado no se perderá y todo estará listo para el banquete. Sí, parece ser un desperdicio, ¡pero este es un día tan memorable para ti!

¡Mucha suerte con tu boda!